Diseño de un protocolo para la extracción de alcaloides del Kratom mediante resina SCX

Resina de intercambio iónico

¡Hola lectores!

Muchos de los que amamos el Kratom somos también amantes de la química, incluso nos dedicamos a ello. Por eso me parece interesante hablar acerca de la química que rodea a esta planta.

Una extracción de los alcaloides de Mitragyna Speciosa es un método ideal para avanzar en el estudio de esta planta: nos permite trabajar con los alcaloides y caracterizarlos, obtener derivados semisintéticos de ellos con propiedades interesantes y, porque no, facilita un autoconsumo más fácil, si bien ya hemos comentado numerosas veces los inconvenientes de los extractos.

¿Qué requisitos ha de cumplir un extracto alcaloidal?

Un extracto alcaloidal “full spectrum” es aquel en el cual se hallan todos los alcaloides presentes de forma original en las hojas de Mitragyna Speciosa, en sus proporciones originales y libre de impurezas orgánicas e inorgánicas.

Desde un punto de vista farmacológico, ha de ofrecer los mismo efectos que la administración de las hojas de Kratom a dosis equipotentes.

El dilema: pureza vs rendimiento

Muchos extractos fallan a la hora de ofrecer lo que anteriormente citábamos. Necesitamos un método con gran afinidad por los alcaloides y no por otros compuestos orgánicos, para obtener un producto de una gran pureza. A su vez, es necesario un rendimiento alto para no desperdiciar gran parte del material de inicio (hojas de Kratom).

Aquí os presentamos un método que creemos que cumple con estos objetivos, mediante en uso de una resina de intercambio catiónico fuerte y los solventes adecuados.

1) Material de partida

Partiremos de 50 gramos de hojas de Kratom finamente pulverizadas, de la variedad que nos interese. Otros métodos físicos pueden usarse para romper la pared vegetal, como la criogenización. Las cantidades y proporciones aquí descritas son escalables siempre que se respeten las proporciones, y están sujetas a revisión.

Para la correcta extracción alcaloidal, es necesario:

-Agua destilada

-Metanol

-Ácido acético puro

-Cloroformo

-Amoníaco

-Cloruro sódico

-Columna cargado con resina de intercambio catiónico fuerte

-Material común de laboratorio, como instrumental de vidrio

2) Primera extracción con metanol y ácido acético

Se realiza una extracción con 200 ml de metanol al 10% de ácido acético, usando un extractor Soxhlet. El solvente de elección es metanol y no agua para deshacernos de la contaminación proteica: las proteínas (o subunidades proteicas) ricas en aminoácidos básicos (lisina, arginina e histidina) contaminarían la muestra final si se extraen con agua.El metanol provoca la precipitación de las proteínas, por lo tanto ya hemos resuelto el primer inconveniente.

3) Intercambio catiónico

El extracto resultante se hace pasar por una columna empaquetada y lavada con 300 gramos de resina de intercambio catiónico. Abrimos la llave de la columna y dejamos pasar todo el extracto, que quedará descartado.

Ejemplo de una coumna empaquetada

4) Limpieza de la resina

Pasamos 400 mL de agua destilada para extraer restos de metanol, ácido acético y otros componentes orgánicos. En nuestra columna quedará solamente resina carga de alcaloides.

5) Splitting

Es la hora de separar los alcaloides del polímero. Pasamos por la columna 400 mL de una disolución de NaCl al 10%. Como veis, nos basamos en la fuerza iónica para extraer los alcaloides. La disolución resultante la recogemos en un vaso de precipitados de suficiente capacidad.

6) Basificación

Esta disolución resultante de sal y alcaloides es basificada con amoníaco. Al añadir amoníaco observaremos rápidamente un cambio de color: la disolución pasa de ser transparente a marrón.

7) Extracción final con cloroformo

Añadimos 15 mL de cloroformo al vaso de precipitados con nuestros alcaloides ya en forma de base. Con un agitador magnético, dejamos removiendo 20 minutos. Los alcaloides del Kratom son muy solubles en cloroformo.

La fase orgánica inferior de cloroformo se aprecia fácilmente.
La fase orgánica inferior de cloroformo se aprecia fácilmente.

8) El paso final: limpieza y secado

Con el uso de una pipeta extraemos la capa orgánica inferior. Esta disolución de alcaloides en cloroformo evapora rápidamente, quedando el extracto y resto de sales.  Lavamos con agua para eliminar los restos de cloruro sódico y extraemos de nuevo con cloroformo.

Al evaporar el cloroformo, ya obtenemos nuestro extracto final, cuyas propiedades organolépticas varían ligeramente según la variedad de Kratom de partida. Su aspecto es el de un polvo muy fino, marrón claro blanquecino y que se disuelve con gran facilidad en ácido disuelto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*