¿Es seguro el consumo de Kratom?

Rotundamente SÍ.
Tras cientos de años de consumo en humanos, nadie ha muerto por consumir Kratom por sí solo. Un dato curioso: solo en USA, los antiinflamatorios no esteroideos (paracetamol, aspirina, ibuprofeno, naproxeno, etc) causan unas 7.600 muertes anuales y 76.000 ingresos hospitalarios. En este país, los analgésicos opioides (morfina, oxicodona, fentanilo, metadona, etc) matan más de 16.000 personas anualmente. Y esta tendencia crece. Comparadas con las 0 muertes causadas por el Kratom, creemos firmemente que esta hierba debe ser tomada en cuenta, ¿acaso no nos merecemos una alternativa mejor?

Los hechos hablan por sí solos. El consumo de Kratom es considerado seguro, siempre y cuando no se haga de él un uso abusivo (cosa que pasa con muchos remedios herbales y fármacos). Para tratar de reducir riesgos, cualquier consumidor tiene que evitar:

  1. Adulteración: La adulteración es rara, pero puede llegar a ser fatal, como en el caso del “Krypton”, un producto comercial que resultó contener O-desmetiltramadol. ¿Qué medidas tomar para evitar la adulteración? Comprar en sitios de confianza, evitar productos “comerciales” (los típicos “botecitos de colores” con descripciones imposibles) y si resides en España, no dudes en enviar una muestra de tu Kratom a Energy Control si crees que puede estar adulterado. Por lo general, evitar la adulteración es fácil: consume hojas en lugar de extractos.
  2. Dependencia: un consumo prolongado e ininterrumpido provoca dependencia. Es conveniente espaciar las tomas lo máximo posible. La tolerancia puede volver a estados basales en 1 semana sin consumo.
  3. Idiosincrasia personal: nadie sabe como reaccionará tu cuerpo, con su bioquímica particular, ante una sustancia exógena. Como con muchos fármacos, podría existir una reacción anafiláctica o neurológica severa. Revisando la literatura médica, hasta ahora apenas hay casos documentados, por lo cual no parece tener mayor importacia. En el consumo crónico a largo plazo, hay 2 posibles riesgos aparte de la obvia dependencia: psicosis y daño hepático. En un estudio sobre Consumidores de Kratom en Thailandia realizado por Sangun Suwanlert, se describe cierta coloración en la piel similar a la ictericia. Pero sin embargo, hasta el momento tan solo hay 1 caso de colestasis intrahepática reportada en la literatura médica por consumo de Kratom. Recordemos que correlación no implica causalidad: por el momento parece un hecho irrelevante pero que debería alertar a cualquier persona con problemas hepáticos previos tan solo si su condición se agrava. Sangun Suwanlert describió en su trabajo a 5 pacientes con sintomatología psicótica entre los 30 adictos que evaluó. Pero de esos 5, hasta 3 de ellos consumían Kratom con otras drogas. Así que hasta que no se conozca bien la compleja neurofarmacología y la interacción de cada alcaloide contenido en esta hierba, es un riesgo que cualquier consumidor crónico debería tener presente.
  4. Policonsumo: Sin duda el mayor riesgo es consumir grandes cantidades de Kratom junto con diversos fármacos o drogas. En la literatura médica solo encontramos 3 casos de muerte por consumo de Kratom y en estaban presentes otras drogas, sean depresoras o estimulantes (no contamos los casos comentados en el punto 1). Al desconocer las interacciones de cada droga con los alcaloides del Kratom, el consumo concomitante de Kratom y otros psicofármacos es arriesgado. Por tanto, nunca hay que mezclar Kratom con otras sustancias. Se recomienda especial precaución en caso de gente medicada con antidepresivos tricíclicos, antiepilépticos y se desaconseja totalmente si se toma un IMAO.

Contraindicaciones:

No deben tomar Kratom:

  1. Niños.
  2. Mujeres embarazadas o en período de lactancia.
  3. Personas con graves trastornos hepatobiliares o renales, a falta de información sobre su seguridad en estos casos.
  4. Personas medicadas con un IMAO, por falta de información acerca de la interacción entre estos y los alcaloides del Kratom.
  5. Personas con graves problemas cardíacos.

Resumiendo, el consumo de Kratom es seguro si usamos el sentido común.

¡Disfrutad de vuestro Kratom con moderación!

mitragyna-speciosa-kratom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*