Otro uso etnobotánico del Kratom: tratamiento de la diabetes

Este uso quizás es de los más desconocidos en Occidente, y la falta de literatura científica y estudios serios hacen que, de momento, lo tomemos como una mera curiosidad.

Diabetes tipo II

La diabetes tipo II es un trastorno muy común en el mundo desarrollado. Se caracteriza por una resistencia periférica a la insulina así como una secreción de esta disminuida. La insulina es una hormona secretada por el páncreas tras la ingesta de alimentos. Esta activa el transportador GLUT-4 en el músculo estriado y tejido adiposo, con lo que entra la glucosa en estos tejidos y disminuye sus niveles en sangre.

Una elevada resistencia a la acción de la insulina provoca unos altos niveles de glucosa en sangre, con lo cual se producen neuropatías y otros transtornos patológicos.

Papel del kratom sobre la diabetes

Especialmente en Thailandia, el kratom ha sido usado desde hace tiempo como tratamiento de la diabetes. Queriendo saber si hay alguna base científica que apoye este uso, un grupo de científicos de la Universidad Prince of Songkhla, en Thailandia, se puso manos a la obra.

En un experimento in vitro con células musculares de la linea L8, midieron la captación de glucosa y la expresión del transportador de glucosa GLUT1.

Resumiendo: un extracto acuoso de kratom, es decir, un té de kratom normal y corriente, aumenta la captación de glucosa de forma similar a la insulina (a través de la activación de proteínas quinasas) y aumenta la expresión del receptor GLUT1.

Aquí el link del estudio, con acceso al full text.

¿Entonces el kratom es un tratamiento efectivo contra la diabetes?

Desgraciadamente, esto es solo un estudio in vitro. No tenemos constancia de que exista más investigación en este campo, de todas formas cualquier novedad la publicaremos por aquí.

 

Pequeña historia de una prohibición ridícula

Incineración de árboles de Kratom en Thailandia.

Thailandia, unos de los mayores exportadores de Kratom, lo prohibió en 1943. ¿Por qué? En esos tiempos, el gobierno thailandés recaudaba gran cantidad de dinero a través de impuestos al opio, popular droga en Asia y precursor de la heroína.

Al comienzar la Guerra del Este Asiático, bajaron las recaudaciones obtenidas del comercio de opio. Muchos consumidores de opio aliviaban los síntomas de la abstinencia masticando hojas de Kratom. Era una planta muy barata: crecía de forma silvestre y no se le aplicaban impuestos. Cuando el gobierno vió disminuir sus ingresos, hicieron lo único que saben hacer: prohibir.

Otra prohibición ridícula

Desde que USA comenzó la guerra contra las drogas, la prohibición de estas no se ha llevado nunca a cabo basándose en criterios socio-sanitarios. Thailandia es un ejemplo de ello: el kratom es consumido mayoritariamente por hombre, mientras que las mujeres consumen nuez de areca (Areca catechu). Esta última ha sido numerosas veces asociada con cáncer de boca y un riesgo incrementado de enfermedad cardiovascular y mortalidad. Sin embargo, al no afectar al comercio de opio y por tanto a la recaudación estatal, nunca ha sido prohibida.

Es curioso ver también como la exportación de kratom no está prohibida: exportar toneladas de kratom anualmente también es más rentable que mantener su comercio local.

Fuente.

Kratom Sumatra ya disponible ¡lowcost!

Procedente de Sumatra, cultivado por agricultores expertos de forma ecológica, os traemos esta exótica variedad. Su olor especiado, ligeramente picante, así como su característico sabor, son indicativos de su origen y frescura.

Sin intermedarios, lo que garantiza un precio justo para el agricultor y muy económico para el consumidor: cuesta hasta un 50% menos que cualquier otra variedad.

Tenemos 2 variedades disponibles: vena roja y vena verde. Las hojas más maduras presentan las venas centrales rojas y su efecto es más sedante. Las hojas verdes, al contrario, son más jóvenes y su efecto es más estimulante.

Tanto si eres un experto en Kratom como si nunca lo has probado, esta es posiblemente una de las mejores variedades disponibles en el mercado. ¡Lo bueno no siempre es caro!

¡A disfrutar!

 

Efectos sobre el cáncer del Kratom

Es muy común levantarse todos los días con noticias relacionadas con la investigación contra el cáncer, dónde hay mucho dinero en juego y especialmente los medios de comunicación y las farmacéuticas tratan de vendernos cada nuevo descubrimiento como la panacea.

Me pareció interesante escribir algo sobre los (casi desconocidos) efectos del kratom sobre células tumorales. Sobre este tema apenas hay literatura científica, pues el punto de mira siempre ha estado sobre los efectos antinociceptivos de esta planta.

Antioxidantes

Las hojas de Mitragyna speciosa (Kratom) contienen gran cantidad de flavonoides y otros antioxidantes. Esto no es ninguna novedad, ya que la gran mayoría de plantas que crecen en climas dónde abunda la luz solar tienen gran cantidad de mecanismos para evitar la formación de ROS (radicales libres de oxígeno). Por ejemplo, la síntesis de zeaxantina para evitar la fotoinhibición o el ciclo glutatión-ascorbato (ambos antioxidantes).

Una ingesta adecuada de antioxidantes es buena, sin embargo, a pesar de lo que nos intentan vender, no podemos relacionar la toma de antioxidantes con un menor riesgo de cáncer [1] aunque sí tienen efectos beneficiosos, entre otros, sobre la función hepática [2] [3].

Epicatechin

Epicatechin. Fuente: wikipedia

Encontrado también en el chocolate negro, tiene una ristra de propiedades beneficiosas: antioxidante, antidiabético, antiinflamatorio, antiviral y el que nos interesa aquí, anti-leucémico. Se sabe que produce daño oxidativo en el DNA de células leucémicas [4].

Además, al actuar como un inhibidor de la MAO, este compuesto podría modular los efectos del kratom. Sin embargo, no sabemos en que concentración se halla en las hojas de Mitragyna speciosa.

Mitraphylline

Mitraphylline Fuente: wikipedia

Este alcaloide se encuentra tanto en el kratom como en Uncaria tormentosa. Debido a su semenjanza con la mitraginina, es muy posible que actúe a nivel del SNC como agonista mu, delta y como antagonista NMDA.

Pero a nivel de I+D, los científicos se han centrado en sus cualidades antiproliferativas y citotóxicas que demuestra in vivo sobre el cáncer de mama, sarcoma y leucemia, así como ciertos tipos de cáncer que afectan al SNC [5][6][7].

Nuevas oportunidades terapéuticas

Esto no convierte el Kratom en una planta que cure el cáncer per se, pero ofrece nuevas oportunidades en la lucha contra el cáncer a la vez que se amplia su imagen como medicina, no como droga lúdica sin poder terapéutico.

Situación legal del Kratom en Alemania

Muchos hispanohablantes nos leen desde el país germano, y parecer ser que muchos desconocen una triste realidad: la situación legal del Kratom (Mitragyna speciosa) es un tanto “delicada”.

Parece ser que las autoridades germanas decidieron considerar esta planta como una medicina controlada, lo que dificulta su acceso. Residentes en Alemania afirman que si las aduanas del país interceptan el paquete, aunque provenga de la UE, lo destruyen y les envían una carta en la que se les ordena no vovler a comprar Kratom.

Incluso distribuidores de Kratom afincados en Alemania han cerrado debido a que la situación legal es bastante complicada y confusa: incluso desde organismos oficiales es difícil obtener respuesta.

 

Información para los clientes de Portugal

¡Los clientes de Portugal son bienvenidos!

A la hora de realizar la compra, el único método de pago aceptado para Portugal es la transferencia bancaria. Las transferencias bancarias dentro de la UE están libres de comisiones.

Para cualquier duda, escribidnos dejando aquí un comentario o por email: contact@kationickratom.com

Informações para os clientes em Portugal

O Português são bem-vindos!

No momento da compra, o único método de pagamento aceito para Portugal é a transferência bancária. As transferências bancárias dentro da UE são livres de comissão.

Em caso de dúvidas, escreva-nos deixando um comentário aqui ou por e-mail:
contact@kationickratom.com

¿Puedo tomar Kratom siendo epiléptico?

Esta pregunta ha sido formulada por mucha gente diagnosticada con epilepsia. No hay una respuesta clara, así que trataremos de dar unas pautas para aquellas personas epilépticas que deseen disfrutar de esta maravillosa planta.

¿Baja el Kratom el umbral convulsivo?

La falta de investigación nos impide dar una respuesta clara, pero en pos de la reducción de riesgos y conociendo parte del comportamiento de los alcaloides de la Mitragyna Speciosa, podemos decir que es probable que el Kratom sí baje el umbral convulsivo, como muchas sustancias. Por tanto, para aquellas personas que deseen probar el Kratom, siempre siendo conscientes de los riesgos, aconsejamos:

  1. ¡Empezar por dosis bajas! En dosis normales, el consumo de Kratom no conlleva peligro alguno.
  2. Nunca descontinuar la medicación contra la epilepsia para tomar Kratom.
  3. Nunca mezclarlo con otras sustancias que puedan disminuir el umbral convulsivo.
  4. Si no te sientes seguro, ¡prueba a tomarlo en compañia de alguien!

¿Cómo interacciona con los fármacos antiepilépticos?

Es muy probable que el consumo de Kratom aumente la sedación que provocan muchos de estos fármacos. Este es un motivo por el cual se debe experimentar siempre empezando por una dosis baja de Kratom. No modifiques ni retires tu medicación solo por querer experimentar con esta planta.

¿Y qué pasa con otros fármacos?

No se debe mezclar con otros fármacos que disminuyan el umbral convulsivo, esto incluye, entre otros:

  • Opioides, especialmente Tramadol.
  • Antidepresivos, sean ISRS, tricíclicos u otros
  • Estimulantes. La cafeína a dosis moderadas suele ser segura.

El Kratom es muy seguro

Estas pautas son sentido común, único requisito para disfrutar del Kratom. No recomendamos el consumo de Kratom en caso de caso severos de epilepsia, en los demás simplemente basta con errar del lado de la precaución. Y recuerda que ante cualquier duda, siendo el Kratom algo no esencial para vivir, mejor no consumirlo.

La variedad más narcótica, Kratom Bali, ya está disponible. La variedad con la que se reportan más usos terapéuticos, gracias a su gran semejanza con los opiáceos clásicos.