Kratom: Hojas vs resina vs extractos, ¿cuál elijo?

Esta duda es la primera que se le viene a la cabeza a cualquier novato del tema, y no tan novato… Desde la popularización masiva del Kratom en Occidente hace más de 5 años, miles de vendedores vieron una oportunidad de oro para ganar dinero.

Tradicionalmente, en el sudeste asiático se mastican las hojas frescas. En el resto del mundo, por temas logísticos, nos conformamos con las hojas secas, menos propensas a hongos. Realmente salimos ganando: si el proceso de secado ha sido correcto, obtenemos una mayor cantidad de alcaloides por gramo de hoja seca comparada con una hoja fresca.

Pero en Kratom sufrió su propio proceso de occidentalización: buscando un colocón rápido, al momento, sin esperas, y con el dinero en la mente surgieron los extractos.

¿Pero funcionan los extractos?

Cualquier amante del Kratom te contestará sin mucho rodeo: evita los extractos si no quieres que la tolerancia al Kratom se dispare.

La gran mayoría de extractos son más marketing que producto de calidad. Si como comprador estás interesado en ellos, te recomendamos leer experiencias con los diferentes extractos que se encuentran en el mercado para formarte tu propia opinión. No conviene dejarse llevar únicamente por la descripción que ofrece el vendedor. Aquí dejamos unas cuantas nociones básicas que cualquiera debería saber antes de probarlos:

¿Qué es un extracto?

Un extracto es un producto basado en Kratom con una mayor concentración de alcaloides por peso en comparación con las hojas. Esta concentración respecto a la hoja original se indica en múltiplos. Ejemplo: un extracto 10x significa que 1 gramo de extracto equivale a 10 gramos de hoja seca.

Los extractos menos concentrados son hojas de Kratom pulverizadas con una concentración extra de alcaloides. Estos extractos son conocidos como enhanced leaf u "hoja mejorada".

Los de mayor concentración no contienen material vegetal original proveniente de la hoja, sino que recuerdan a la resina de Kratom pulverizada.

Los extractos más concentrados contienen básicamente alcaloides en un porcentaje muy alto y su aspecto es de pequeños cristales con un tono marrón.

¿Entonces mi súper extracto de Kratom 100x es 100 veces mejor que el Kratom en hojas?

Definitivamente NO. La gran mayoría de connoisseurs lo tienen claro: la potencia de los extractos suele ser un cebo para atraer a novatos. Muchos de ellos tienen una potencia inferior a la descrita, lo que no quiere decir que haya que ser muy prudente en su consumo.
Un gramo de Kratom 60x tendrían que equivaler a 60 gramos de hoja de Kratom. Pero esto no suele ser nunca así. En este post analizamos un estudio que habla sobre este tema.

¿Por qué los efectos de los extractos son diferentes a los de las hojas?

Empezar con extractos es mala idea no solo por el aumento de tolerancia: los extractos no suelen ser fieles a los efectos del Kratom original. La razón la mayoría de las veces se halla en el mismo proceso de extracción: las altas temperaturas degradan parte de los alcaloides, al mismo tiempo que el uso de solventes de distintas polaridades dan preferencia a la extracción de unos alcaloides sobre otros. Por ejemplo, hay extractos que tienen un efecto "espitoso" que no se corresponde con el efecto calmado, ensoñador y eufórico del Kratom original.

¿Pero algún extracto se salvará, no?

En el mercado hay algunos extractos que se han ganado su buena fama. Si tienes interés en algún extracto en particular, lo ideal es buscar experiencias de gente que los han probado en algunos de los foros dedicados al Kratom. En este artículo encontrarás recursos para buscar en las diferentes comunidades de entusiastas del Kratom (eso sí, la mayoría son de habla inglesa).

¿Y qué hay de la resina de Kratom?

La resina se puede considerar también como un extracto en el cual se usa agua como solvente. Es muy fácil hacerla de forma casera: basta con hervir las hojas unos 10-15 minutos, filtrar y hervir el té filtrado de Kratom hasta que se convierta en una masa negra. Una vez halla reposado tendremos una resina negra, dura y compacta.

La resina es realmente un extracto de Kratom en el que se usa agua como solvente

Conclusión

A pesar de que es fácil perderse con la enorme variedad de Kratom en el mercado, nuestro consejo es empezar siempre por las hojas y evitar los extractos en medida de lo posible. Estos tienen su cabida para momentos puntuales y también son útiles en situaciones en las que no es posible hacer una infusión de Kratom, pero la rápida subida de tolerancia supone un gran problema.

Los extractos de Kratom de alta potencia tienen cabida en aquellas situaciones en las que un consumidor no pueda disponer de una infusión de Kratom, ya que estos pueden ser consumidos directamente, incluso vía sublingual.
KationicKratom

Usando hojas no solo sentirás los placenteros efectos del Kratom, sino que le harás un gran favor a tu bolsillo a largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

VOLVER ARRIBA